Blog Incubicon

El blog sobre ingeniería, industria e innovación

La participación ciudadana en Smart Cities

Los organismos públicos de todo el mundo son cada vez más conscientes de la importancia que tiene la participación ciudadana, tanto en la planificación como en la toma de decisiones.

Tanto es así que el objetivo principal de dicha participación se ha convertido en alentar al público a tener un aporte significativo en el proceso de la toma de decisiones. Y para ello, es indispensable la comunicación entre los organismos públicos y la ciudadanía.

En este sentido, podemos decir que adoptando políticas de participación se obtienen múltiples ventajas:

  • Una rápida identificación de las dificultades, desafíos u oportunidades clave.

  • Crear una mejor comprensión de la situación, problemas, oportunidades y medidas de acción.

  • Construir mejores relaciones con la comunidad.

  • Manejar un conflicto de manera más efectiva.

  • Construir una coalición de apoyo entre la ciudadanía.

  • Iniciativa conjunta desde el principio.

Descarga la infografía gratuita con el papel de  las nuevas tecnologías en la Ingeniería

 

Todo ello se extrapola también a las ciudades y a la consiguiente planificación urbana. De hecho, la participación es una de las premisas de lo que hoy conocemos como Smart Cities. Un concepto que  señala a las nuevas tecnologías y la innovación para desarrollar infraestructuras, edificios y comunicaciones que disminuyan el consumo energético y las emisiones.

Y es que, la ciudad está conformada por una larga lista de actores (residentes, propietarios, inversores, empresas privadas, trabajadores ONGs…) Por eso, el proceso de participación en la planificación urbana refleja el plan estratégico en el que todas las partes afectadas influyen en la toma de decisiones y en la ejecución de las mismas.

Eso sí, todas los agentes deben reunirse de forma periódica a lo largo de un proceso que puede durar varios meses o, incluso, años. Y, a nivel normativo, el derecho comunitario se ha convertido en un marco determinante para el avance de la participación pública.

Es más, la Unión Europea ha aprobado distintos textos a lo largo de la última década con el objetivo de abogar por la necesidad democrática de impulsar una participación más activa.

 

La participación ciudadana en España

En este contexto, cabe destacar que la modernización del régimen jurídico y de las administraciones públicas de nuestro país han permitido una gran evolución en este campo.

Concretamente, según datos de Eurostat, el 49% de los ciudadanos españoles utiliza Internet para interactuar con las autoridades públicas, un porcentaje que supera la media europea.

Por otra parte, un estudio elaborado por Naciones Unidas sitúa a España dentro del top 10 de países líderes en gobierno electrónico de Europa y en el puesto 17 a nivel mundial.

En lo que al marco jurídico se refiere, nuestro país establece distintos mecanismos para la participación ciudadana:

  • Ámbito nacional: la Constitución Española de 1978 recoge el concepto de participación ciudadana en sus artículos 9.2, 23.1, 29.1 y 129.1. Además, la nación también se acoge a las referencias existentes en la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

  • Comunidades Autónomas: el desarrollo legislativo de las fórmulas de participación ciudadana ha encontrado cabida en los Estatutos de Autonomía de cada comunidad. Las últimas reformas sostienen la obligación de facilitar y garantizar la participación de los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.

  • Gobiernos locales: los canales de interacción y diálogo, así como la puesta en marcha de instrumentos que permiten la intervención directa de los ciudadanos es mucho más sencilla. En este caso, es la Ley 7/1985, de 2 de abril, de Regulación de Bases del Régimen Local el principal ordenamiento jurídico que trata la participación a nivel local.

No obstante, el modelo español sigue enfrentándose al reto de mejorar la calidad democrática a través de una normativa que garantice esa participación ciudadana y una mayor transparencia.

Ahora que ya conoces la relación entre las Smart Cities y la ciudadanía, ¿estás preparado para unirte a sus grandes cambios, ya sea como ciudadano o como profesional de la Ingeniería?

CTA-infografia-incubicon