Blog Incubicon

El blog sobre ingeniería, industria e innovación

Cómo relacionar el Internet de las Cosas con las Smart Cities

Las ciudades denominadas Smart Cities, basan su diseño y funcionamiento en la aplicación de la tecnología. En este sentido, la conectividad de diferentes elementos urbanos es clave, y es aquí donde el llamado “internet de las cosas” juega un papel crucial.

¿Qué es internet de las cosas?

Descarga la guía gratuita de Cómo aplicar las  nuevas tecnologías a la Ingeniería

También conocido por su denominación anglosajona “Internet of Things” o IoT, consiste en la conexión de diferentes elementos que encontramos en nuestro día a día, permitiendo el intercambio de información entre ellos y las personas.

En la última década se ha producido una revolución en este campo, permitiendo automatizar y facilitar determinados procesos cotidianos. Por ejemplo, ha sido probado su uso en neveras capaces de detectar cuando se va a acabar un determinado producto y es el propio electrodoméstico, el que hace un pedido online al supermercado que hayamos configurado.

Sus aplicaciones son enormes, más aún si lo unimos con la implementación de softwares de inteligencia artificial. Estos últimos aprenden del comportamiento humano, pudiendo realizar predicciones y adelantándose a las necesidades que podamos tener.

Ya se ha comprobado su valor en el uso doméstico, pero si extrapolamos sus empleo al entorno urbano, las posibilidades son impredecibles. Vamos a hablar de ellas en el contexto de las Smart Cities y cómo está llamado a cambiar el modo en el que vivimos.

IoT aplicado a las ciudades inteligentes

Las Smart Cities necesitan de un alto grado de conectividad, ya que dependen por completo de la utilización de información y traspaso de esta. El  hecho anterior, hace que un elemento fundamental de las Smart Cities sea la aplicación del Internet de las Cosas.

Si recordamos los pilares del urbanismo inteligente que recogimos en este post,  todos ellos precisan de un alto grado de conexión. Hagamos un repaso por ellos:

  • El empleo sostenible de los recursos necesitará de sistemas que permitan determinar si se consumen adecuadamente. Esta información no solo tiene que estar disponible para los profesionales que se encargan del abastecimiento. Además debe de conectarse con los elementos necesarios para localizar desviaciones en el uso, hacer predicciones de consumo y tomar medidas en base a esos datos.
  • Los sistemas de transporte también precisan del internet de las cosas. Gracias a ello, es posible que los usuarios puedan planificar sus rutas, detectar si hay alguna avería o retrasos por incidencias en la vía. Imagina que siempre vas a trabajar utilizando el transporte público. Con un sistema conectado podrías saber si tu autobús viene con demora, en qué lugar está parado e incluso encontrar otros medios que puedan ser más eficientes ese día.
  • Otra aplicación la encontramos en el reaprovechamiento de espacios. Imaginemos que tenemos dos párkings públicos en una zona muy concurrida. Mediante el uso de sensores en los puntos de acceso, sería posible medir las horas de más afluencia, detectar qué parking recibe más visitas y encontrar los elementos que hacen que se desarrolle esa situación. Una vez procesados los datos podríamos establecer si es conveniente hacer reformas en uno de ellos, destinar ese espacio a otra función e incluso, avisar a los usuarios de alternativas de aparcamiento.
  • Por último, asegurar el acceso a todos los servicios. Imaginemos que tenemos que acudir a una cita médica. Si en el centro en cuestión existiesen sensores de acceso, sería posible que a través de nuestra tarjeta sanitaria, se detectase que hemos acudido a la hora señalada, nos indicase a qué planta debemos ir, si las visitas fueran con retraso, etc.

Como vemos, las Smart Cities se valen en gran medida del internet de las cosas, de igual manera, este último adquiere la máxima expresión en su aplicación urbanística. Gracias a esta relación, conseguimos  sacar el máximo partido a los núcleos urbanísticos, aumentando la participación ciudadana.

cta-guia-nuevas-tecnologias